Duelos y pérdidas

Tratamiento:

¿Has tenido una muerte o pérdida que aún no has podido superar?

¿Aún te sigue embriagando la tristeza por esa pérdida sufrida?

¿Tienes un duelo complicado tras una muerte traumática o inesperada?

Gabinete Psicológico Rocío del Valle le invita a superar su duelo.

Una vida más feliz, es posible.

 

¿Que es el duelo?

Es el sufrimiento y la aflicción que siente una persona ante una pérdida (divorcio, salud, trabajo, amistad, muerte de un ser querido, etc.). En este apartado nos centraremos en el duelo por muerte de un ser querido.

¿Y un duelo patológico?

Un duelo patológico es aquel en el que los síntomas se manifiestan de una forma mucho más intensa y aparecen síntomas que no se tienen en un duelo normal, como pueden ser alucinaciones o ideas delirantes.

Síntomas

A nivel psicológico: puede haber reproches por no haber hecho lo suficiente por el difunto, desesperanza, desvalorización, ira deseos de morir, o mostrar una irritabilidad inhabitual contra terceras personas (médicos, sacerdotes, yerno o nuera, etc.), depresión con o sin síntomas de suicidio, abandono de las actividades de la vida diaria, soledad, etc.

En ocasiones la tristeza patológica puede complicarse con otros síntomas, como aislamiento social o consumo abusivo de alcohol o psicofármacos.

A nivel físico: podemos encontrar somatizaciones (alteraciones del sueño y del apetito, pérdida de peso, vómitos, mareos, etc.), dolores musculares, estreñimiento, cefaleas, etc., llegando en ocasiones a manifestar síntomas de la enfermedad del fallecido.

Al inicio suelen predominar los síntomas físicos para dar paso más adelante a los psicológicos

Fases del duelo

Negación: es un mecanismo de defensa a través del cual postergamos, aunque sea un poco, el daño y el impacto negativo que nos provoca la pérdida. En esta fase podemos entrar en estado de shock, bloquear emociones y puede que la persona de una sensación de irrealidad o de que no le está ocurriendo a el o ella.

Las primeras barreras defensivas se manifiestan a través de frases como “no puede ser, esto no es verdad, no me está pasando a mí, etc.” o a través de síntomas como ansiedad, insomnio, problemas para mantener la atención, llegando incluso a poder sufrir de ataques de ansiedad.

Culpa:  la persona tiene a sentirse culpable de la muerte de ese ser querido, por no haber hecho lo suficiente, por no haberse peleado antes de la muerte, no haberle dicho determinadas palabras, etc.

Tristeza: es la desesperanza ante la idea de vivir sin el otro, creándose una sensación profunda de soledad y vacío que no puede reemplazar nadie.

Ira: ante cualquier muerte se crean sentimientos de rabia y frustración, pero hay que estar atentos a estos sentimientos para no convertirlos en rabia hacia nosotros mismos provocando situaciones de autodestrucción.

Aceptación: esta etapa es imprescindible para superar el duelo y comenzar a rehacer nuestra vida. Podemos seguir echando de menos a esa persona y recordarla (sin que nos abrume) y a la vez poder rehacer nuestra vida, aceptando que esa muerte se ha producido pero que tenemos que seguir adelante.

Elaboración del duelo

Adoptar estrategias de afrontamiento sanas, junto con el transcurso del tiempo, es fundamental para hacer frente adecuadamente a la situación creada, aunque depende de una serie de factores como: edad de la persona fallecida, tipo de muerte, variables psicosociales, inestabilidad emocional, si se han tenido pérdidas anteriores, etc.

Cuando es necesario ayuda profesional

Cuando los síntomas negativos tras la muerte son demasiado intensos para la persona, las consecuencias le incapacitan para realizar las actividades de la vida cotidiana, si pasado el tiempo no ha vuelto a reestablecer su vida, si tras un periodo de tiempo l apersona no ha pasado por las fases del duelo, etc.

El apoyo psicológico persigue que el paciente sea capaz de experimentar satisfacciones en la vida cotidiana, pensar en el fallecido sin sentirse abrumado por el recuerdo, prestar atención a las vivencias positivas compartidas y que pueda tener un recuerdo sereno del difunto.

Pide ya tu cita en el teléfono 693 25 43 32  o contacta con nosotros
a través del siguiente formulario.

Volver Tratamientos